Google+

SUSANA ROMERO MEDINA

Susana L. Romero Medina creció en un mundo lleno de fantasía, empapada por la oleada de programas que en los años sesenta y setenta inundaron la televisión mexicana en su barra infantil.

En aquel entonces, ver las caricaturas y programas de Disneylandia, Aventuras en el Año 5000; variados programas procedentes del lejano Oriente como Señorita Cometa, Astroboy, Ultraman, Sandy Bell, etc., así como programas policiacos y de filosofía: Kung Fu, Valle de Pasiones, Las Calles de San Francisco, El Gran Chaparral, Columbo, etc., la marcarían para siempre.

Desde pequeña tuvo el don de hacer historias, cuentan que escribía sus diálogos y actuaba contestándose a sí misma, representando dos personajes alternadamente. Esto dio qué pensar a su familia quienes entre pláticas familiares, veían un potencial artístico en la niña.

Como dato curioso, del mueble del televisor (que en aquella época eran muebles muy toscos con el televisor incrustado) que tenían en casa, sobresalía una pestaña como parte del diseño en el cual la niña se sentaba imaginando tocar un piano, generalmente se la pasaba bailando y cantando, escribiendo poemas y en secundaria ayudaba a montar los bailables y diversas actividades artísticas escolares, fue en esa época cuando hizo su primer obra de teatro para un concurso interno en donde ya se demostraba su preocupación por los problemas sociales, principalmente enfocado a los jóvenes de su generación, ganando el primer lugar. Dirigió a sus compañeros resaltando lo que ella quería representar, pero el día de la presentación se enfermó por los nervios, sin embargo, eso no la detuvo para presentarse en el debut de la obra.

Su inquietud le hacía buscar el camino para promover los valores y la unión familiar, núcleo importante para ella obtenida por su formación natural.

Cierto día se encontró con lo que sería el amor de su vida y compañero profesional, Oscar González Loyo, quien la invitó a participar en un proyecto de historieta: Némesis 2000, La Alianza, y sin pensarlo dos veces aceptó.

Este proyecto no fructificó en ese momento, pero con el tiempo lo fue trabajando y actualmente es uno de los lanzamientos de Editorial ¡Ka-Boom! más esperado, ahora con una ligera actualización en su nombre: Némesis 3000, La Alianza.

Así, comenzó esa aventura: compartía los momentos difíciles de Oscar como autor de Karmatrón y Los Transformables, y como pareja apoyó esta cruzada yendo de la mano de su ahora esposo, a las imprentas, distribuidoras, expendios, Convenciones y a promover este título entre las tiendas, movimiento generado por su esposo.

Siempre preocupada por el movimiento del cómic en México, cada paso que da, es pensando y respetando a los fans de Karmatrón, como ella dice, ya que forman parte importante en la vida de Oscar (y por ende del Estudio) y son ya parte de la familia, quienes han apoyado incondicionalmente todo este movimiento.

Participando de la misma filosofía que su esposo es que forman, ¡Ka-Boom! Estudio S.A. de C.V., junto con su suegro, Oscar González Guerrero, con la finalidad de reactivar esta industria y guiar a los nuevos talentos en el arte del guionismo, y para esto, generó un sistema con la finalidad dar forma y apoyo a los problemas que aquejan a los escritores y perfeccionó la manera de trabajar, a diferencia de otras editoriales mexicanas, en vía de solucionar procesos de producción y mayores cuidados en los detalles de la estructura e interpretación de los guiones, así como el trabajo en equipo entre artistas: guionistas y dibujantes.

Como parte de su iniciativa y con deliberada intensión crea, UTOPÍA, Primer Encuentro Internacional del Noveno Arte, México, idea que nace desde 1990, gracias a los videos que Oscar le muestra para compartir con ella sus experiencias en la Comic Con de San Diego, Cal., (eventos que ni se soñaban en nuestro querido México) con la intención de encender la mecha que ayudaría a despuntar todo este movimiento.

Actualmente es Subdirectora General de Asistencia Editorial, Contenidos y Guiones, en ¡Ka-Boom! Estudio, S.A. de C.V.; y lleva el Departamento de Contenidos y Guionismo en la Asociación Nacional de la Industria Audiovisual, Multimedia, Entretenimiento y Arte Digital, A. C. (A.N.I.A.M.E.A.D.)