Google+

ALEX PALOMARES

Desde pequeño siempre he tenido una pasión, algo que simplemente no puedo dejar y que he disfrutado toda mi vida: el dibujo.
Incluso desde temprana edad supe que hiciera lo que hiciera tenía que dibujar, no tenía una idea clara de qué carrera podía estudiar o escoger para alcanzar esto, yo sólo veía las caricaturas y leía mis historietas (ahora,  cómics) y mi clásica expresión era —¡Wooow! ¡¿Quién hará todo este trabajo?! ¡Yo quiero hacer esto!—. De modo que seguí practicando durante toda mi infancia y adolescencia, más que nada en la escuela y de vez en cuando en clases particulares por periodos muy cortos, así, mi mayor práctica fue a nivel personal.

No fue hasta que entré a ¡Ka-Boom! Estudio en 1994 cuando realmente quedé maravillado por su calidad, trayectoria y conocimiento en este arte, y así comencé a desarrollarme artísticamente, esto fue un gran parte-aguas en mi desenvolvimiento como dibujante, pues me di cuenta que mi sueño de convertirme en un artista de este medio no era cosa sencilla, ya que no sólo era importante demostrarle a mis padres y maestros mis capacidades, sino que tenía que demostrármelo a mi mismo.

Este esfuerzo ha rendido frutos y satisfacciones, como el haber trabajado para el cómic de, El Pájaro Loco, o rediseñar los personajes Amy, Tim y Gato para la marca de zapatos infantiles Bubble Gummers, sobre todo porque nunca me perdía las caricaturas de Loquillo con la introducción de Walter Lanz dando sus tips de animación; o la gran emoción que siento cada vez que veo mis diseños en cualquier zapatería de Bubble Gummers, mismos zapatitos que siempre utilicé de niño.

Ahora, conforme avanzo en este inmenso mundo del arte me doy cuenta que no tiene límites y que el convertirse en profesional es tan sólo el principio, hay nuevos retos a vencer y proyectos, tanto personales como grupales, que han ido madurado a su debido tiempo y Krónikas Kuadradas, es uno de ellos.